¿Qué es el autismo?

Existe una gran confusión en cuanto al término autismo, debido a que en ocasiones se utiliza el término como categoría "paraguas" en donde se engloban todos los casos del espectro autista. En otros casos se refiere sólo a uno de los 5 subtipos de Trastornos Generalizados del Desarrollo: el Trastorno Autista.

Para acabarlo de complicar, últimamente se viene utilizando la denominación Trastornos del Espectro Autista (TEA), como sinónimo de la categoría diagnóstica Trastornos Generalizados del Desarrollo (TGD). Según el DSM-IV, Manual Estadístico y Diagnóstico de los Trastornos Mentales, los Trastornos Generalizados del Desarrollo constituyen una categoría que engloba a cinco subtipos:

  1. Trastorno Autista
  2. Trastorno de Rett
  3. Trastorno Desintegrativo de la Niñez
  4. Trastorno de Asperger
  5. Trastorno Generalizado del Desarrollo No especificado

Los Trastornos Generalizados del Desarrollo, según la definición del DSM-IV (Asociación Psiquiátrica Americana -APA-, 1994) se caracterizan por una dificultad profunda y generalizada en varias áreas del desarrollo:

  • habilidades de interacción social,
  • habilidades de comunicación verbal y no verbal,
  • presencia de comportamiento, intereses y actividades estereotipadas.

Estos cinco trastornos comparten, hasta cierto punto, características similares. Todos los tipos de TGD suelen ser evidentes a la edad de 2-3 años, aunque algunos pueden detectarse desde los primeros meses. En general, los niños con algún tipo de TGD tienen dificultades para hablar, poco contacto visual, problemas con actividades que impliquen imaginación, juego simbólico y conceptos abstractos; dificultades para interpretar la conducta no verbal (expresiones, gestos, miradas, tonos de voz), rabietas, trastornos del sueño, problemas inmunológicos y gastrointestinales, hipo o hipersensibilidad a ciertos estímulos sensoriales, dificultades para jugar con otros niños y, en general, dificultades para relacionarse con otros, incluidos sus familiares.