Lo que he aprendido: Cuatro décadas y media como padre e investigador Dr Bernard Rimland, Ph.D

Sáb, 07/01/2017 - 11:29

Discurso del Dr. Bernard Rimland,

fundador de la Autism Society of America (ASA),

en la 36a. conferencia anual de la ASA,

San Diego, California, 19 de Julio de 2001.

 

Yo soy un investigador. He sido un científico profesional a Tiempo  completo  durante toda mi vida adulta.
Hagamos  una  rápida  investigación  ahora  mismo:  Si  usted  es  el padre
de  un  niño  de  10  años  de  edad  o  menor  con  autismo,  por  favor
levántese.  Si  su  hijo  fue  normal  al  nacer,  tuvo  contacto  visual,  estaba
desarrollando  su  lenguaje,  y  era  normal  en  otros  aspectos,  durante  un
año  o  más,  y  luego  comenzó  a  retroceder  después  de  haber  sido
vacunado,  y  usted  cree  que  la  vacuna  probablemente  ocasionó  su
autismo, por favor levante su mano.

Ahora  miren  a  su  alrededor.  He  formulado  esa  pregunta  a  una
docena  o  más  de  audiencias  en  estos  últimos  pocos  años,  y  los
resultados son siempre los mismos. Como ustedes pueden ver, la amplia
mayoría de ustedes sospechan  de las vacunas.
Mi hijo Mark nació en 1965. Resultó obvio que en este chico que
lucía  perfectamente  normal  había  algo  que  estaba  drásticamente  mal.

Obtuve mi Ph.D.en psicología experimental 3 años antes, y jamás había
escuchado  la  palabra  autismo.  Nuestro  pediatra,  con  35  años  de
experiencia,  nunca  había  oído  la  palabra  autismo  tampoco.  El  autismo
era extremadamente raro entonces
-
ahora es extremadamente común.
Algunos supuestos expertos les dirán que el aumento refleja sólo
que  hay  mayor  conciencia  sobre  el  problema.  Eso  es  una  tontería.
Ningún pediatra experto, maestro, o funcionario oficial confirmará lo que
nos dicen los estudios: hay un aumento real del autismo, y las cifras son
enormes, y continúan creciendo. La epidemia es seria y mundial.

En los últimos 10 años, el número de vacunas requeridas antes de
los  2  años  ha  aumentado  de  8  a  22.  ¿Será  acaso  una  coincidencia?  Yo
no lo creo así.
Poco después 1964, cuando se publicó mi libro Autismo Infantil: El
Síndrome  y  sus  implicaciones  para  una  teoría  neural  de  la  conducta,
comencé  a  oír  de  otros  padres.  Muchos  me  dijeron  que  sus  hijos  eran
normales hasta que recibieron la vacuna triple, la DPT (Difteria, Tétanos,
y  Tosferina).  En  1965,  comencé  sistemáticamente  a  recolectar  datos
sobre  los  síntomas  y  las  causas  del  autismo.  En  1967 - hace  34  años 
comencé a interrogar a los padres acerca de la respuesta de sus hijos a
la  vacuna  triple  (DPT).  Muchos  reportaron  un  marcado  deterioro.  Como
estaba  consciente  acerca  del  problema  con  el  mercurio,  también  les
preguntaba acerca de trabajos dentales durante el embarazo.
Durante  los  últimos  años  el  Instituto  de  Investigaciones  sobre
Autismo se ha visto inundado con un aumento de peticion es de ayuda de
padres de todas partes del mundo, desde cualquier lugar donde se sigan
los lineamientos de vacunación de la Organización Mundial de la Salud.

A  pesar  de  la  muy  obvia  y  extremadamente  severa  epidemia  de
autismo,  la  medicina  tradicional  continúa  insistiendo  que  realmente  no
existe  ninguna  epidemia,  que  eso  es  meramente  una  ilusión  a  la  que
nosotros  los  padres  hemos  sucumbido  debido  al  mayor  conocimiento
sobre  el  autismo,  y  que  si  hubiera  una  epidemia,  ésta  no  podría  ser
ocasionada por las vacunas, a pesar del hecho de que muchas contienen
cantidades  excesivamente  grandes  de  mercurio,  que  es  una  de  las
sustancias más venenosas sobre la tierra.

La  respuesta  totalmente  inapropiada  de  la  medicina  tradicional
ante  la  epidemia  de  autismo  que  estamos  experimentado  ahora  es  la
respuesta  típica  de  la  medicina  tradicional  ante  el  autismo,  y  es  muy
característica  de  lo  que  ha  estado  sucediendo  durante  las  casi  50
décadas en las que he estado involucrado con el autismo.

Debo dejar bien claro que yo ciertamente no estoy condenando a
todos los médicos. Hay muchos que son verdaderamente sobresalientes
y están bien informados a quienes les importan de verdad los niños con
autismo y sus familias. Más tarde en  el día de hoy habrá un panel con
esa  clase  de  médicos,  que  son  padres  de  niños  con  autismo,  que
hablarán acerca de los métodos que utilizan para lograr notable mejoría
en los niños de sus familias y en sus prácticas médicas.

No   obstante,   la   medicina   tradicional,   con   lo   cual   estoy
refiriéndome a grupos tales como la Academia Americana de Pediatría, la
Asociación  Médica  Americana,  el  Instituto  Nacional  de  Salud  Mental,  la
Asociación  Americana  de  Psiquiatría,  y  otras  organizaciones  similares,
han causado daño en vez de ayudar a los niños autistas y a
sus familias desde el primer día:

Ellos apoyaron las teorías científicamente inválidas
basadas en el psicoanálisis que sostenían que la madre
era  responsable  de  causar  autismo  a  través  de  su
actitud supuestamente hostil hacia su hijo.

Ellos ridiculizaron  el  uso  de  la  modificación  de
conducta,     el     tratamiento     más     uniformemente
beneficioso   para   el   autismo,   aduciendo   que   éste
descuidaba  los  bloqueos  emocionales  profundamente
asentados que supuestamente eran la raíz del autismo,

Ellos  ignoraron  y  siguen  ignorando  la  larga  serie
de  estudios  conducidos  tanto  en  los  Estados  Unidos
como   en   Europa   donde   se   demuestra   que   la
eliminación   de   alimentos   que   contienen   gluten   y
caseína  de  la  dieta  proporciona  una  marcada  mejoría
en muchos niños con autismo.

Ellos consistentemente han ignorado la serie de 18
estudios  consecutivos,  conducidos  por  investigadores
en  6  países,  que  muestran  que  casi  la  mitad  de  todos
los  niños  con  autismo  responden  favorablemente  a
altas  dosis  de  vitamina  B6  y  magnesio, sin  que  se
hayan   reportado   efectos   adversos.   Once   de   estos
estudios  fueron  experimentos  doble  ciego - cruzados.
(No  hay  droga  alguna  que  esté  cerca  de  la  B6  y  el
magnesio   en   términos   de   seguridad,   eficacia,   y
hallazgos positivos de investigación.

Ellos rutinariamente prescriben drogas
perjudiciales,  y  a  veces  letales  como  la  fenfluramina  y
el  Ritalín,  que  son  mucho  más  peligrosas,  menos
efectivas,  y  menos  racionales  que  los  suplementos
nutricionales  y  dietas  especiales  empleadas  por  los
padres y médicos bien informados.

Ellos han gastado decenas de millones de dólares
en  líneas  de  investigación  improductivas, mientras  que
virtualmente  no  ha  habido  ningún  dinero  en  absoluto
para la investigación sobre los métodos de la medicina
alternativa,  que son  mucho  más  prometedores  en
términos  tanto  de  seguridad  como  de  eficacia.  (A  la
que  ellos  llaman  “medicina  alternativa”  yo  la  llamo
“medicina inteligente”).

Y  ahora  lo  han  vuelto  a  hacer!  En  Mayo  de  2001,  la  American
Academy  of  Pediatrics  expidió  sus lineamientos  sobre  "Diagnosis  y
Manejo del Autismo". Estos lineamientos constituyen un documento muy
irrespetuoso, cuya publicación pudiera haber tenido sentido si pediatras
normales  y  tradicionales  hubiesen  alcanzado  aunque  fuese  un  módico
éxito  en  el  tratamiento  del  autismo.  Los  enfoques  que  han  demostrado
funcionar  en  miles  de niños,  y  que  están  cabalmente  documentados  en
la  literatura  de  investigación,  no  son  tomados  en  cuenta  por  la  AAP  en
unas pocas páginas de una prosa acomodaticia, distorsionada e inexacta.

Nosotros  los  padres  jamás  hemos  sido  capaces  de  contar  con  la
medicina tradicional para proteger a nuestros hijos del autismo, ni para
emplear  medios  efectivos  para  el  diagnóstico  y  el  tratamiento  de  niños
autistas.   De   hecho,   la   medicina   tradicional   promueve   los   mismos
programas  de  vacunación  excesiva  que  con  toda  probabilidad  son  la
causa primaria de la presente epidemia de autismo.

El  Autism  Research  Institute  respondió  lanzando  el  proyecto
"Defeat Autism Now!" ¡DAN! Por sus siglas en inglésde "Derrotemos el
Autismo  Ahora!"  en  1995,  que  abandonó  los  fútiles  esfuerzos  de  la
medicina   convencional   en   el   polvo   y   emprendió   un   concepto
sorprendentemente   imaginativo.:   "¡Hagan   lo   que   funcione!"   Los
resultados han sido extremadamente gratificantes. Las siete conferencias
subsiguientes del Proyecto DAN! han contado con la asistencia de miles
de padres y cientos de médicos. Todos los días oímos de niños que han
salido del autismo.

Esta tarde escucharán a un panel especial de cuatro doctores del DAN! q
ue han alcanzado éxitos importantes en el tratamiento de cientos
de  niños  con  autismo,  incluyendo  a  tres  doctores  que  han  tratado  con
éxito a sus propios hijos.

 

Extraido de  http://studylib.es/doc/520957/discurso-del-dr.-bernard-rimland