Qué se puede hacer

Es muy difícil combatir esta enfermedad. No obstante las intervenciones más efectivas para aliviar los síntomas y en algunos casos recuperar e integrar socialmente a estos niños han sido:

  • Programas de educación estructurada e intensiva adecuados al perfil de cada niño.
  • Dietas alimentarias personalizadas basadas en analíticas sobre metabolización adecuada de alimentos.
  • Suplementación vitamínica específica basada en analíticas sobre carencia de vitaminas y minerales.
  • Restablecimiento del equilibrio de ácidos grasos esenciales.
  • Terapias antifungales.
  • Desintoxicación de metales.
  • Terapias de integración auditiva.