Dr. Jill James

youtube
video: 
Sorry, you need to install flash to see this content.

La investigación recién publicada y las pruebas de seguimiento por el ex científico de investigación senior de la FDA el Dr. Jill James, ahora de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas, ha descubierto un desequilibrio metabólico único y coherente en los niños autistas, en comparación con niños sanos y normales (James 2004a, 2004b). Esta alteración se manifiesta por un déficit severo en antioxidante más importante del cuerpo y desintoxicante de metales, el glutatión. En comparación con los niños normales de salud, los niños autistas muestran un deterioro significativo en cada una de las cinco mediciones de la capacidad del cuerpo para mantener una defensa glutatión saludable. Estos resultados son evidencia sólida de que si estos niños estuvieron expuestos a una dosis potencialmente tóxicas de mercurio u otro compuesto que sería mucho menos capaz de montar una defensa efectiva.

 

 

 

S. Jill James, Ph.D.

 

 

Presenter: S. Jill James, Ph.D.

Affiliation: University of Arkansas for Medical Sciences

Title: Oxidative Stress and the Metabolic Pathology of Autism

Date: June 9, 2010

Synopsis: Click for Abstract

Length: 1:23:42

 

 http://media.mindinstitute.org/video/graphics/dls/2010/james_2010_dls.jpg

 

Informe Fecha de lanzamiento: 13 diciembre 2004

http://www.vaccinetruth.org/glutathione.htm 

 

Primer Mercurio 

Resumen 

Los científicos han identificado una alteración metabólica firma o "marcador biológico" en los niños autistas que sugiere que estos niños pueden ser susceptibles a los efectos nocivos del mercurio y otros químicos tóxicos exposiciones (James 2004a).

Este deterioro se manifiesta como un grave desequilibrio en la relación de activo a inactivo el glutatión, la herramienta más importante del cuerpo para la desintoxicación y la excreción de los metales. El glutatión funciona como un antioxidante, para mantener bajo control el proceso potencialmente destructivo del estrés oxidativo provocado tanto por el metabolismo normal y los contaminantes ambientales. Los niños autistas muestran un deterioro significativo en cada una de las cinco mediciones de la capacidad del cuerpo para mantener una defensa glutatión saludable.

Estos resultados plantean serias preocupaciones sobre la exposición general de los niños a los contaminantes ambientales. El mercurio es de particular interés, sin embargo, debido a su toxicidad comprobada para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso, y documentadas altas exposiciones a partir de una variedad de fuentes.

Uno de cada seis embarazos es expuesto al metil mercurio por encima de un nivel seguro de la EPA del consumo materno de mariscos contaminados (CDC 2002, Mahaffey 2004). El timerosal, un conservante en las vacunas es el 49 por ciento etil-mercurio, era una fuente importante de exposición al mercurio desde 1988 hasta 2002, cuando fue eliminado de las vacunas infantiles a instancias del Servicio de Salud Pública y la Academia Americana de Pediatría. El mercurio elemental de amalgamas dentales es otra fuente potencialmente importante, pero su contribución a la exposición al mercurio total se estudiaron menos.

La incidencia del autismo se incrementó 10 veces, pasando de 6 en 10.000 en la década de 1980 (Blaxill 2004), a aproximadamente 60 de cada 10.000 en la actualidad ( autismo de alarma , archivo PDF). Estos nuevos hallazgos refuerzan considerablemente la posibilidad de que el mercurio podría causar o contribuir al autismo y otros trastornos del desarrollo neurológico mediante la identificación de un desequilibrio metabólico común a casi todos los niños autistas que hacen que estos niños mal equipados para montar una defensa contra una serie de compuestos neurotóxicos, incluido el mercurio .

Estos hallazgos podrían tener implicaciones importantes para la protección de la salud pública de sustancias químicas tóxicas en el medio ambiente. Identifican a un subgrupo de personas con mayor riesgo de daño, y proporcionan una importante evidencia nueva de que las políticas destinadas a proteger a la persona promedio, o incluso un niño promedio, a partir de la exposición a químicos, son insuficientes para proteger plenamente la salud pública. Las autoridades ambientales y de salud debe evaluar la adecuación de las leyes y políticas actuales para proteger a los individuos con una mayor sensibilidad a la exposición química.

Por último, estos resultados plantean serias preocupaciones acerca de los estudios que se alega han demostrado la seguridad del mercurio en las vacunas. Los estudios epidemiológicos utilizados para descartar una relación causal entre el autismo y el timerosal ha supuesto que todos los niños tengan la misma resistencia a la exposición química. Para investigar adecuadamente el daño potencial de los investigadores que contienen mercurio disparos tendría que comparar los índices de autismo en los niños con el mismo tipo de vulnerabilidad.

 

Fondo 

En 1988, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) recomienda importantes nuevas adiciones al programa nacional de vacunación infantil, entre ellos tres vacunas contra la hepatitis B (una inyección en el nacimiento), y tres tiros Haemophilus B-todo entregado a los seis meses de edad. Las compañías farmacéuticas respondieron con vacunas suministradas en recipientes de dosis múltiples preservadas con timerosal del antibacteriano a base de mercurio. Ni los CDC, ni la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que supervisa la seguridad de las vacunas, expresó su preocupación en ese momento acerca de las dosis relativamente altas de mercurio que los recién nacidos y los bebés estarían expuestos a través de estas vacunas.

Un aumento dramático en todo el país en el autismo seguido directamente en los talones de la subida abrupta en la exposición al timerosal (Blaxill 2001). Precios aumentó de 6 de cada 10.000 niños en 1980 a 60 en 10000 hoy (Blaxill 2004a, American Academy of Pediatrics, 2004).En 2003, la Sociedad de Autismo de América estima que el costo del tratamiento y el cuidado de 1,5 millones de niños autistas en $ 90 mil millones por año (Autism Society of America, 2003).

Para comprender mejor si el aumento dramático en el autismo estaba relacionado con el aumento brusco de todo el país en la exposición al mercurio en las vacunas, el CDC llevó a cabo su propio estudio epidemiológico, y luego convocó a un panel del Instituto de Medicina (IOM) de la Academia Nacional de Ciencias para examinar la cuestión de forma independiente. El 17 de mayo de 2004, la OIM publicó su informe final sobre la posible relación entre el timerosal y el autismo. La OIM rechazó "una relación causal" entre los dos, y luego tomó la inusual decisión de recomendar la terminación de una investigación adicional sobre el tema, indicando claramente que, "más investigación para encontrar la causa del autismo debe ser dirigido hacia otras líneas de investigación "(Comunicado de prensa de la OIM, 2004a). O como dijo el presidente del comité del IOM, "los fondos disponibles para la investigación del autismo debe ser canalizada a las áreas más prometedoras, de los cuales el vínculo con las vacunas, no parece que sean uno" (Barclay, 2004). El jefe del programa nacional de inmunización de los Centros para el Control de Enfermedades fue aún más lejos, declarando que "sólo los científicos basura y charlatanes" respaldar la investigación sobre el posible vínculo entre la exposición al timerosal y el autismo (Levin, 2004).

La recomendación de la OIM que la investigación sobre el posible vínculo entre el mercurio y el autismo ser abandonado es muy raro viniendo de una institución construida sobre el concepto de la libre investigación científica. No es sorprendente que la declaración era motivo de preocupación en algunos círculos científicos. A pesar de estas y otras preocupaciones, sin embargo, los hallazgos del comité siguen siendo, en definitiva, un reflejo exacto de los estudios epidemiológicos publicados en el momento de su lanzamiento.

¿Qué es más importante, pero pasa por alto en gran medida, fue la propia admisión de la comisión que no se abordan adecuadamente la teoría más aceptada entre los científicos independientes - que el autismo podría ser desencadenada por la exposición ambiental, incluido el mercurio en las vacunas, en un subgrupo de niños y niñas vulnerables. A medida que el panel de la OIM en su informe final:

"... El comité no se puede descartar, sobre la base de la evidencia epidemiológica, la posibilidad de que las vacunas contribuyen al autismo en un subconjunto pequeño o circunstancias muy inusuales" (OIM, 2004b).

O como dijo el Presidente del comité del IOM, la doctora Marie McCormick, de la Escuela de Harvard de Salud Pública:

"Algunos niños podrían ser especialmente vulnerables o susceptibles a la exposición al mercurio debido a diferencias genéticas o de otro tipo" (McCormick, 2001).

 

Los resultados 

Una investigación de dieciocho meses por el Grupo de Trabajo Ambiental concluye que los científicos han identificado un perfil metabólico firma o "marcador biológico" en los niños autistas que, efectivamente, pueden caracterizar a un "pequeño grupo" de los niños susceptibles.Estos resultados representan un hito potencial en nuestra comprensión de la vulnerabilidad individual a las sustancias tóxicas, incluyendo pero no limitado a, el mercurio. Esta ciencia se convierte en su cabeza la sentencia de la OIM que la investigación sobre el enlace de timerosal / autismo ser abandonado, y en cambio fortalece de manera significativa en el caso de la investigación adicional en esta área.Hemos encontrado que:

 

La investigación recién publicada y las pruebas de seguimiento por el ex científico de investigación senior de la FDA el Dr. Jill James, ahora de la Universidad de Arkansas para Ciencias Médicas, ha descubierto un desequilibrio metabólico único y coherente en los niños autistas, en comparación con niños sanos y normales (James 2004a, 2004b). Esta alteración se manifiesta por un déficit severo en antioxidante más importante del cuerpo y desintoxicante de metales, el glutatión. En comparación con los niños normales de salud, los niños autistas muestran un deterioro significativo en cada una de las cinco mediciones de la capacidad del cuerpo para mantener una defensa glutatión saludable. Estos resultados son evidencia sólida de que si estos niños estuvieron expuestos a una dosis potencialmente tóxicas de mercurio u otro compuesto que sería mucho menos capaz de montar una defensa efectiva.

 

Fuente: James 2004b

 

 

El hallazgo de un déficit de glutatión significativo en los niños autistas proporciona una base biológica para la integración de múltiples facetas del autismo que han desconcertado a los investigadores que tratan de precisar la epidemia de autismo en un solo gen o exposición a sustancias químicas.

 

Las implicaciones de estos hallazgos se extienden mucho más allá de timerosal y el autismo. Reducción de la defensa antioxidante puede caracterizar a un grupo de individuos que son demostrablemente más sensibles a los efectos de una serie de exposiciones a sustancias químicas tóxicas, y arrojar luz sobre las crecientes tasas de aprendizaje y trastornos relacionados con la conducta.

 

Estos resultados plantean serias preocupaciones acerca de los estudios que se alega han demostrado la seguridad del mercurio en las vacunas. Si bien los resultados del Dr. James no prueban que el mercurio causa el autismo, que refuerzan considerablemente esta posibilidad. Los estudios epidemiológicos utilizan para descartar una relación causal entre el mercurio y el autismo supone que todos los niños tengan la misma resistencia a la exposición química. Habida cuenta de James encontrar que los niños autistas serían mucho más sensibles a ciertos contaminantes químicos, los estudios que no reconocen estas vulnerabilidades no se pueden utilizar para descartar la relación entre los productos químicos ambientales, incluyendo el mercurio, y la enfermedad.

 

Cuando los resultados de James se consideran en conjunto con el cuerpo existente de la ciencia, incluyendo otra investigación publicada recientemente, el peso de la evidencia ahora apoya una mayor investigación sobre la relación entre el timerosal y el autismo, así como otros trastornos del neurodesarrollo y neurodegenerativos.

 

Recomendaciones 

 

Investigación 

Los hallazgos de James fortalecer considerablemente el apoyo a la ciencia una conexión entre el mercurio y el autismo. Contrariamente a la recomendación del Instituto de Medicina, que la investigación sobre la relación entre el mercurio y el autismo en esencia ser abandonado, el peso de la evidencia en las ciencias biológicas básicas ahora es compatible con la financiación acelerada y la investigación sobre los procesos biológicos y los mecanismos genéticos que pueden hacer un poco de los individuos más vulnerables al mercurio y una serie de otras toxinas ambientales. Se recomienda un mayor apoyo federal para la investigación en esta área.

Un pequeño grupo de seguimiento de los niños en este estudio se han beneficiado notablemente cuando su defensa antioxidante no vidente que fue restaurado. Esto proporciona pistas importantes acerca de los tratamientos que podrían derivarse de una mayor financiación para la investigación en esta área.

 

Fuente: James, 2004a

 

Varios estudios están en curso para explorar la relación entre vacunas que contienen timerosal y el autismo en mayor detalle, incluyendo un curso de estudio de seguimiento por el CDC (Verstraeten, 2004). El poder de estos estudios sería dramáticamente mejorada si se incluyen los análisis de sangre simple Dr. James para examinar la capacidad antioxidante de los niños autistas y saludable como un factor que modifica la sensibilidad de un individuo a la toxicidad del mercurio.

 

Reforma Política: Salud Ambiental 

Hallazgos de James también tienen implicaciones importantes para la protección de la salud pública y control de la contaminación.Potencialmente, identificar a un subgrupo de personas con un riesgo considerablemente mayor de daño por los productos químicos industriales, y proporcionar nuevas evidencias importantes que las políticas destinadas a proteger a la persona promedio, o incluso un niño promedio, a partir de la exposición a químicos, son insuficientes para proteger plenamente la salud pública. Los niños con el perfil metabólico James ha identificado pueden ser más susceptibles a un gran número de contaminantes comunes, a partir de arsénico en agua potable y la madera tratada a presión, a la contaminación del aire de los automóviles y centrales eléctricas. Las autoridades ambientales y de salud debe evaluar la adecuación de las leyes y políticas actuales para proteger a los individuos con una mayor sensibilidad a la exposición a productos químicos.

Reforma Política: Vacunas 

El Grupo de Trabajo Ambiental apoya firmemente la batería estándar de vacunas infantiles recomendadas por la Academia Americana de Pediatría y el CDC. Claramente, las vacunas han dado lugar a muchos avances importantes en la salud pública. Al mismo tiempo, EWG recomienda la eliminación del timerosal y todos los conservantes a base de mercurio de todas las vacunas en los Estados Unidos, como se hace actualmente requeridos por la ley en California y New York.

Como cada estado y muchos países industrializados han eliminado o prohibido el uso del preservativo a base de mercurio en las vacunas, el uso de las vacunas preservadas con timerosal no ha disminuido en el mundo en desarrollo. Precisamente a causa de los beneficios para la salud pública de las vacunas, el acceso limitado a la refrigeración, y la necesidad de proveer las vacunas en recipientes de dosis múltiples en estos países, instamos a la Organización Mundial de la Salud y las compañías farmacéuticas multinacionales actuar con rapidez para desarrollar y adoptar una alternativa , de bajo costo, conservante eficaz que es más seguro que a base de mercurio timerosal.

Mercurio Primer 
mercurio, un metal tóxico potente que actúa sobre el desarrollo del sistema nervioso y al cerebro, desafía el liderazgo como la principal amenaza de salud ambiental para los niños estadounidenses. Según el científico de mercurio superior de la EPA, uno de cada seis niños nacidos en los Estados Unidos está expuesto a niveles de metilmercurio durante el embarazo más allá de lo que la Agencia considera segura (Mahaffey 2004). La principal fuente de alta exposición del feto al metilmercurio es el consumo materno de pescado contaminado, el atún enlatado principalmente. Las mujeres embarazadas que consumen cantidades importantes de las grandes de alta mar de pescado podría exponer a sus bebés a las cantidades de mercurio que se encuentran muy por encima de los niveles recomendados de seguridad del gobierno. En marzo de 2004, la Food and Drug Administration revisó sus pescados y mariscos de mercurio de asesoramiento para incluir una advertencia específica sobre el consumo de atún blanco en conserva. Las mujeres embarazadas y los niños se les aconseja no consumir más de un ciclo de seis onzas de atún blanco por semana. La advertencia, sin embargo, no proporciona consejos para el consumo de un número de peces donde los altos niveles de mercurio son una preocupación, incluyendo los filetes de atún, lubina, mero, y muchos otros. El Environmental Working Group ha presentado un desafío legal a la FDA el mercurio pescados y mariscos de asesoramiento, alegando que no se basa en la mejor ciencia disponible sobre la contaminación de los mariscos y los niveles de mercurio de riesgo para el feto en desarrollo.Sin embargo, los mariscos contaminados no es la única fuente de exposición al mercurio para el desarrollo del feto o el lactante. Empastes de mercurio de amalgamas dentales son una fuente potencialmente importante de la exposición al mercurio del feto, aunque las cantidades exactas no están bien caracterizadas. Y desde 1988 hasta alrededor de 2002, los niños fueron expuestos a dosis significativas de mercurio desde el nacimiento hasta los seis meses de edad en la forma de un conservante basado en mercurio, el timerosal, utilizado en la inmunización infantil de rutina. Los niños nacidos de madres con Rh negativo también estaban expuestos al mercurio en el útero cuando sus madres recibieron una inyección que contiene mercurio RhoGAM. La vacuna contra la gripe es otra fuente de exposición al mercurio fetal e infantil. El impacto en la salud de la exposición al mercurio a través de las vacunas ha sido la fuente de un intenso debate debido a los cambios significativos en el régimen de vacunación desde 1988 hasta 1991 que el aumento de la exposición neonatal e infantil al mercurio.En 1988, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) recomienda el nuevo e importante adiciones al programa nacional de vacunación infantil contra la hepatitis, entre ellos tres vacunas B (una inyección en el nacimiento) y Haemophilus B tres disparos, todos entregados a los seis meses de edad. Las compañías farmacéuticas respondieron con vacunas suministradas en recipientes de dosis múltiples preservadas con timerosal del antibacteriano a base de mercurio. Ni los CDC, ni la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que supervisa la seguridad de las vacunas, expresó su preocupación en ese momento acerca de las dosis relativamente altas de mercurio que los recién nacidos y los bebés estarían expuestos a través de estas vacunas. Las compañías farmacéuticas fueron igualmente silencio sobre el asunto, aunque los documentos internos de la compañía muestran que eran conscientes de los efectos neurotóxicos del mercurio potentes como la década de 1940. En particular, la FDA prohibió la venta de antibióticos de aplicación tópica timerosal en la década de 1980 debido a graves, incluso catastróficas, las reacciones adversas de la piel en personas sensibles. La cantidad de mercurio en la batería estándar de las vacunas infantiles se duplicó con creces entre 1988 y 1991, cuando estos costos adicionales disparos se han añadido a la pauta de vacunación infantil temprano. A lo largo de la década de 1990, los niños recibieron nueve vacunas que contienen mercurio en los primeros seis meses de vida, incluyendo la inyección sin precedentes de una vacuna que contiene mercurio en el nacimiento, y hasta tres inyecciones en un solo día en 2, 4 -, y de 6 meses. El promedio de dos meses de edad bebé la vacuna con timerosal que contienen fotografías en la década de 1990 recibieron una dosis los días de mercurio que era entre 100 y 125 veces el gobierno a largo plazo del nivel de exposición seguro. Las compañías farmacéuticas utilizan timerosal como conservante de vacunas para permitir que múltiples inyecciones para ser transportado y almacenado en recipientes individuales. El timerosal es un 49 por ciento etil-mercurio, una neurotoxina ampliamente reconocida y potente. Después de más de una década de las exposiciones en todo el país, la infancia de alto, fue eliminado de las vacunas infantiles entre 1999 y 2002, a instancias del Servicio de Salud Pública y la Academia Americana de Pediatría, pero todavía está presente en la mayoría de las vacunas contra la gripe. California y Iowa han prohibido el mercurio que contiene el timerosal de las vacunas, y Missouri y Nebraska cuentan con una legislación en curso.

 

Parte 1: 

Los desencadenantes ambientales son un componente descuidado de la investigación sobre el autismo 

No hay duda de que un factor ambiental ha contribuido al aumento dramático en la incidencia del autismo en los últimos 15 años. Los factores genéticos son un componente de las tasas de concurrentes condición de autismo en gemelos idénticos se acerca al 90 por ciento, pero las tasas de enfermedades genéticas hereditarias no cambian abruptamente en una generación, mientras que las tasas de autismo se disparó durante la década de 1990. Las tasas de autismo en los Estados Unidos aumentó de menos de 6 casos por cada 10.000 niños en la década de 1980 a más del 60 por 10.000 niños de hoy (Blaxill 2004a). La Academia Americana de Pediatría y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) estiman actualmente que el autismo afecta a uno de cada 166 niños (AAP 2004). Mejorar el diagnóstico no basta para dar cuenta de este aumento (Blaxill 2004a, Croen 2003).

El autismo es un trastorno complejo neurológico que se caracteriza por la interacción social, gravemente deteriorada y el lenguaje. Los costos sociales y económicos de la epidemia de autismo son asombrosas. En 2003, la Sociedad de Autismo de América estimó que el costo de tratar a los 1,5 millones de casos de autismo a $ 90 mil millones al año se elevan a $ 200-400 millones para el 2010 (AAS 2003). Además de los costos económicos del tratamiento, el autismo es una carga enorme para los familiares que deben proporcionar cuidados de por vida a los seres queridos afectados por el trastorno.

Ha habido poco progreso en la identificación de las exposiciones ambientales pre-y post-natal que podrían desencadenar los impactos severos en el desarrollo del cerebro, la desregulación inmune intestinal y que caracterizan los trastornos del autismo (Londres, 2000). Cientos de estudios han explorado las raíces genéticas de la epidemia de autismo, pero ninguno ha puesto al descubierto un solo gen o de la vulnerabilidad para dar cuenta de más de una fracción de los casos.

La exposición infantil al mercurio en las vacunas ha sido una preocupación de larga data del autismo abogados y por buena razón. El mercurio es altamente tóxico para las células del cerebro y otros sistemas corporales afectados por el autismo. Algunas de las características clásicas de la pérdida de autismo habla y pérdida de habilidades sociales y comunicación-son rasgos de la firma de la intoxicación por mercurio. Muchos padres manifiestan los niños se deslizan sobre el autismo poco después de recibir varias vacunas que contienen mercurio.

Uno de cada seis niños nacidos en los Estados Unidos, o 630.000 por año, están expuestos a niveles potencialmente peligrosos de mercurio durante el embarazo de mariscos contaminados en la dieta materna, creando un nivel de fondo de la exposición que puede verse agravado por dosis acumulativas de mercurio y frecuentes de las vacunas (Mahaffey 2004). Prácticamente todos los niños en los EE.UU. fueron vacunados en varias ocasiones con el mercurio que contiene la vacuna durante la década de 1990, y si un porcentaje de estos niños tenían un desequilibrio metabólico que aumenta su vulnerabilidad al mercurio, esta exposición casi universal podría ayudar a explicar el dramático aumento en todo el país en el autismo que siguió directamente en los talones de este abrupto aumento en el uso de timerosal. Los resultados discutidos aquí, que los niños autistas comparten un déficit común en la protección antioxidante, en tela de juicio la conclusión de que el mercurio en las vacunas es uniformemente segura para todos los niños, y pone de relieve la necesidad de una mirada más amplia a la función de los productos químicos ambientales en la epidemia de autismo .

Todos los estudios existentes que no ha logrado encontrar un vínculo entre la exposición al timerosal y el autismo ha examinado las tasas de enfermedad en los niños vacunados sin tener en cuenta su metabolismo individual. Para investigar adecuadamente el papel de las vacunas que contienen mercurio en un grupo vulnerable, los investigadores tendrían que comparar los índices de autismo en los niños con el mismo tipo de vulnerabilidad. Esto no se ha hecho.

 

Importantes nuevas ofertas encontrar pistas para la prevención y el tratamiento del autismo

En un extraordinario avance, el Dr. Jill James de la Universidad de Arkansas, Facultad de Medicina ha documentado un perfil metabólico único en 95 niños autistas con autismo regresivo. (James 2004a, 2004b) autismo regresivo es una forma de la enfermedad en la que los niños se desarrollan normalmente durante un período determinado antes de perder el lenguaje previamente adquirido o comportamientos y de ser diagnosticado con autismo.

El perfil metabólico en los niños del estudio James se manifiesta como un grave desequilibrio en la relación de activo a inactivo glutatión en los niños autistas, en comparación con un grupo de niños control sanos (James 2004a, 2004b). El glutatión, un antioxidante potente, es la herramienta más importante del cuerpo para la desintoxicación y la excreción de los metales.

 

Tabla. Los niños autistas tienen diferencias significativas en todas las medidas de la capacidad antioxidante y el estrés oxidativo

 

Metabolito

Número de controles sanos

Medio en los niños autistas

Media en niños sanos

Diferencia en el grupo de autistas

p-valor

La homocisteína (umol / L)

75

5.5

5.9

7% menos

0,05

La cisteína (umol / L)

75

161

205

22% menos

<0,0001

El glutatión activo:

    Total: tGSH 
    (umol / L)

75

5.1

7.5

31% menos

<0,0001

    Gratis: 
    fGSH (umol / L)

49

1.5

2.1

30% menos

<0,0001

Inactivo Glutathione: GSSG (nmol / L)

49

0,41

0,31

34% más

0,0015

El glutatión relación (sin unidades)

    tGSH / GSSG

49

16,7

27,6

40% menos

<0,0001

    fGSH / GSSG

49

5.0

7.1

30% menos

<0,0001

 

Fuente: James 2004b

 

El estudio de James muestra que los niños con autismo regresivo tienen niveles consistentemente elevados de estrés oxidativo, en comparación con niños normales y saludables. Las personas con capacidad reducida antioxidante glutatión estarán bajo estrés oxidativo crónico y ser más vulnerables a los compuestos tóxicos que actúan principalmente a través de daño oxidativo, incluido el mercurio (James 2004). El estrés oxidativo juega un papel clave en varias enfermedades importantes degenerativas del sistema nervioso y al cerebro, incluyendo la enfermedad de Alzheimer, el Parkinson, la enfermedad de Huntington y esquizofrenia (Schulz 2000, Granot 2004).

 

Los descubrimientos del Dr. James cambiar el enfoque de la investigación de los genes individuales a un trastorno metabólico más amplio compartido por la inmensa mayoría de los niños autistas. También indican un mecanismo por el cual los niños autistas son más sensibles a los productos químicos que causan el estrés oxidativo y el daño de su sistema nervioso y al cerebro en desarrollo. En otro estudio reciente encontró que el Dr. James glutatión protege las células cerebrales del daño oxidativo y la muerte celular causada por la exposición al timerosal (James 2005). Numerosos estudios han confirmado la toxicidad de los metales de las células del cerebro a dosis similares a las experimentadas por los niños vacunados (Makani 2002, Shanker 2003, Baskin 2003, Waly 2004, Ueha Ishibashi-2004).

Estos resultados plantean serias preocupaciones acerca de los estudios que se alega han demostrado la seguridad del mercurio en las vacunas. Si bien los resultados del Dr. James no prueban que el mercurio en las vacunas causa autismo u otros trastornos del desarrollo neurológico, que refuerzan considerablemente esa posibilidad mediante la identificación de un desequilibrio metabólico común a casi todos los niños autistas que hacen que estos niños mal equipados para montar una defensa contra la gran dosis de mercurio a través de todos ellos recibieron las vacunas.

 

Los radicales de oxígeno dañar el sistema nervioso y al cerebro

La incapacidad de los niños autistas para combatir el estrés oxidativo puede conducir a muchos problemas de salud. El estrés oxidativo es causado por los radicales de oxígeno - químicos altamente inestables que reaccionan con y destruyen las células sanas. Estos radicales libres de oxígeno son producidos por el cuerpo en cantidades manejables como subproductos del metabolismo normal del cuerpo, pero su prevalencia puede ser exacerbada por la exposición a sustancias químicas ambientales. Los radicales de oxígeno dañan las células al reaccionar con las proteínas, ADN, carbohidratos y grasas, lo que desencadenó una reacción en cadena que sólo puede ser detenido por un sistema de células de defensa antioxidante. En el proceso se alteran las funciones celulares e interfieren con las señales que se envían entre las células en el cuerpo, que pueden conducir a la auto-inmunidad (Klein 2003).

El daño oxidativo se ve contrarrestado por los sistemas antioxidantes del organismo, que convierten los radicales de oxígeno en subproductos inofensivos. El estrés oxidativo se produce cuando los radicales de oxígeno superan la capacidad de los sistemas antioxidantes del organismo. El estrés oxidativo afecta a muchos sistemas del cuerpo. Daña la estructura de la membrana celular (lípidos), la maquinaria de la célula que realiza el trabajo esencial de las células (proteínas), y la capacidad del cuerpo para regular el crecimiento celular y la síntesis de proteínas (ADN y ARN). El estrés oxidativo se asocia con el envejecimiento prematuro de las células, y pueden conducir a inflamación de los tejidos, membranas dañadas de células, la autoinmunidad y la muerte celular (Klein 2003). El glutatión es el antioxidante más importante para la desintoxicación de metales y la excreción.

El cerebro y el sistema nervioso son particularmente vulnerables al estrés oxidativo debido a la limitada capacidad antioxidante. El cerebro representa aproximadamente el dos por ciento de la masa de una persona, pero consume el 20 por ciento de su oxígeno metabólico. La gran mayoría de esta energía es utilizada por las neuronas (Shulman 2004). Algunas células cerebrales, como neuronas, no se puede producir glutatión, sino que se basan en torno a las células para proveer precursores de astrocitos utilizables glutatión. Debido a que el cerebro tiene un acceso limitado a la mayor parte de los antioxidantes producidos por el cuerpo, las neuronas son las células primeras en verse afectadas por la escasez de antioxidantes, y son más susceptibles al estrés oxidativo. Los investigadores que estudian la protección antioxidante de las neuronas están encontrando ventanas cortas durante el desarrollo de alta vulnerabilidad al estrés oxidativo (Perry 2004).

Los niños son más vulnerables que los adultos a estrés oxidativo debido a sus bajos niveles de glutatión, naturalmente, desde la concepción hasta la infancia (Erden-Inal 2003, Ono 2001). Los riesgos creados por este déficit natural en la capacidad de desintoxicación en los recién nacidos se ven agravados por el hecho de que el mercurio y otros químicos del medio ambiente que invocan el estrés oxidativo se encuentran en concentraciones más altas en el bebé en desarrollo que en sus madres y parece acumularse en la placenta.

Además de esta variabilidad natural en el estado antioxidante con la edad, los genes de una persona juegan un papel importante en su capacidad de tomar antioxidantes en respuesta al estrés oxidativo. Una gran cantidad de los genes determinan la velocidad y la capacidad de respuesta de la producción de antioxidantes y el reciclaje. Algunos genes comunes en un cuarto y la mitad de la población de los EE.UU. reducir la actividad de glutatión y están relacionados con mayores probabilidades de varios tipos de cáncer (Hallier 1994, Engel 2002). Las personas con supresiones de genes de dos tipos de genes de glutatión (GST M1 y T1) son más propensos a tener reacciones alérgicas al timerosal conservante basado en mercurio (Westphal 2000).

Los productos químicos ambientales que provocan estrés oxidativo podría contribuir al autismo u otros problemas de salud

Durante un día los niños típicos y las mujeres embarazadas están expuestas a muchos tipos diferentes de productos químicos ambientales que causan estrés oxidativo. Estas exposiciones se suman, la creación de las preocupaciones especiales para lactantes y niños pequeños debido a la sensibilidad relacionada con la edad que se deriva de los niveles de glutatión naturalmente bajas. Esta relacionada con la edad natural de la vulnerabilidad se agrava en las personas con discapacidad relaciones de glutatión. Si estos niños estuvieron expuestos a una dosis alta de cualquier compuesto que produce el estrés oxidativo significativo, que serían menos capaces de desintoxicar y excretar el compuesto.

Generalizados contaminantes ambientales como los contaminantes del aire de las centrales eléctricas y de escape de automóviles, pesticidas, metales pesados ​​y aditivos alimentarios todos producen un cierto grado de estrés oxidativo. Las partículas finas y gases de escape diesel tanto provocan un tremendo estrés oxidativo y agotan el glutatión (Li 2002). Los radicales de oxígeno causando estragos en los pulmones de los niños asmáticos. El acetaminofén para aliviar el dolor y el alcohol provocan tanto el estrés oxidativo, pero sus efectos combinados son mucho más potentes que cualquiera de química por sí sola.

La exposición a los plaguicidas paraquat y maneb puede empujar a las células neuronales que ya están en el estrés oxidativo en un umbral de toxicidad y de "actuar como un insulto adicional para el sistema y evitar la recuperación normal de [antioxidante] defensas" (Barlow, 2005).Los investigadores han concluido que las interrupciones maneb a las células pueden causar la neurodegeneración ", sobre todo con exposiciones simultáneas con otros factores de estrés oxidativo de relevancia ambiental, tales como el paraquat" (Barlow, 2005). Cuando se dosifican los ratones embarazadas con estos pesticidas de la descendencia masculina mostró alteraciones permanentes a los sistemas neurológicos y la mayor vulnerabilidad como un adulto al paraquat (Barlow, 2004).

PCB inducir un aumento dependiente de la concentración de radicales de oxígeno. Las células con bajos niveles de glutatión disponibles son más sensibles a los PCB, mientras que las células pre-tratadas con antioxidantes habían reducido la producción de radicales y menos la muerte celular (Lee 2004).

Metales pesados ​​mercurio, cadmio, cromo, cobalto, plomo, antimonio, níquel y otros-son una fuente importante de estrés oxidativo que son detectados en el aire, suelo, agua y alimentos. El arsénico y el cromo en madera tratada a presión, el mercurio en el pescado y las vacunas, el plomo en la pintura, y los metales en el suelo o el agua potable son crónicos si no las fuentes diarias de estrés oxidativo en el entorno del niño.

El glutatión es un mecanismo de la bodys más importante de destoxificación de metales pesados ​​y excreción. Algunos metales-cobre, cromo, hierro y vanadio, directamente provocan la formación de oxígeno radical. El glutatión se une con estos compuestos, así como otros metales-cadmio, plomo, mercurio y níquel (Stohs 1995). El resultante, soluble en agua química es más fácil de filtrado fuera del cuerpo. Las personas con menos "activa glutatión" no será capaz de excretar los metales tan rápido. Por ejemplo, las células tratadas con productos químicos para inhibir reciclaje glutatión son mucho más sensibles a la toxicidad de manganeso (Desole 1997). Las personas expuestas crónicamente al arsénico en el agua potable ha aumentado el daño oxidativo y disminución del potencial antioxidante (Wu 2001).

Numerosos estudios vinculan el timerosal con el estrés oxidativo en el cerebro y el sistema neurológico en concentraciones similares a las que se experimentan los niños vacunados en la década de 1990. Los investigadores midieron las concentraciones de mercurio entre 10 y 30 nanomoles por litro (nm) de los recién nacidos prematuros dado un solo disparo contra la hepatitis B al nacer (Stajich 2000). Las concentraciones de mercurio que van desde 4 a 21 nm se presentan en los niños pequeños cuando las mediciones se obtuvieron 3 a 20 días después de la vacunación (Pichichero 2002). Cuatro estudios recientes de toxicidad timerosal a las células cerebrales en seres humanos reportan el daño oxidativo, la interrupción de la metilación y la disminución de energía de la célula resultante de la exposición al timerosal en el rango de la exposición se superponen con las de los niños vacunados en la década de 1990 (Waly 2004, Baskin 2003, Ueha-Ishibashi 2004, Makani 2002). Varios estudios documentan los beneficios protectores de los antioxidantes, especialmente glutatión, que atenúan los daños causados ​​por el timerosal (Makani 2004, Santiago 2005, Shanker, 2003).

 

Deterioro de la producción de antioxidantes proporciona una base común para muchas características diferentes de los trastornos autistas

La identificación de la capacidad antioxidante reducida como un deterioro común en los niños autistas es un avance importante que debe guiar la investigación sobre la epidemia de autismo. Se sugiere fuertemente que el glutatión es un factor que interviene en la relación entre los productos químicos del medio ambiente y el autismo, y por primera vez ofrece un posible vínculo entre las características biológicas de marcas varias de la enfermedad que han desconcertado a los investigadores en busca de un solo gen o de la exposición química que está provocando autismo.

Por ejemplo, los científicos no han podido explicar por qué las tasas de autismo son mucho más altas en los hombres, ¿por qué el autismo se manifiesta en algunos niños después de un período de un desarrollo saludable, y por qué los niños autistas desarrollan trastornos intestinales y enfermedades autoinmunes a tasas elevadas. El desequilibrio antioxidante, el glutatión déficit particularmente, puede ser el factor unificador que vincula a estos síntomas aparentemente dispares y proporciona una clave para las intervenciones que podrían tratar el autismo. Cada una de estas características aparentemente desconectados del autismo están fuertemente asociados con la capacidad de glutatión.

Las tasas de autismo más alto, los niveles de glutatión menor en los varones

Los varones constituyen el 70 por ciento de todos los casos de autismo, así como la mayoría de los niños diagnosticados con problemas de aprendizaje y trastorno por déficit de atención. Una nueva investigación atribuye una menor capacidad antioxidante en varones jóvenes con mayor vulnerabilidad en el cerebro y el sistema nervioso, lo que podría efectuar la vulnerabilidad con el mercurio y el autismo. Las mujeres y niñas, en cambio, tienen niveles más bajos de los productos químicos antioxidantes inactivos (Rush, 2003). El estrógeno es un poderoso antioxidante que aporta grandes beneficios contra los radicales libres mediada por el envejecimiento. Las ratas macho tienen una tasa cuatro veces mayor de daño oxidativo al ADN mitocondrial, que los autores se hacen pasar por una razón de esperanza de vida ya las mujeres en muchas especies, incluyendo seres humanos (Borrás, 2003).

La diferencia en la capacidad antioxidante entre hombres y mujeres es más pronunciada en los recién nacidos. Los estudios que utilizan muestras de tejido de los recién nacidos muestran significativamente más altos niveles de glutatión, la producción de glutatión, y la supervivencia celular en respuesta a estrés oxidativo en las células de las niñas en comparación con los varones (Lavoie, 1997). Los estudios de lesiones cerebrales en los recién nacidos han encontrado que la capacidad intrínsecamente más fuerte en las mujeres glutatión protege las células cerebrales del daño después de una lesión traumática. Las concentraciones de glutatión se mantienen constantes en las mujeres, sino que caen hasta en un 80 por ciento en los hombres después de una lesión cerebral (Du 2004). Estudios similares encontró más daño cerebral en niños menores de cuatro años de edad cuando sus sistemas antioxidantes son inmaduros y los niveles de glutatión son más bajos (Fan, 2003).

Déficit de glutatión pueden ser responsables de trastornos intestinales en los niños autistas

Las concentraciones reducidas de glutatión Dr. James medidos en los niños estudiados pueden explicar comunes dolencias intestinales observadas en los niños autistas. El glutatión es vital para el correcto funcionamiento de los intestinos. Los déficits en la degeneración causa glutatión del yeyuno y colon (Martensson 1990). La investigación sugiere que la administración oral de glutatión protege contra la toxicidad intestinal asociados con las enfermedades inflamatorias, el daño oxidativo y otras sustancias tóxicas (Martensson 1990). Los estudios en roedores de relieve el papel del glutatión en la prevención de las sustancias con carga positiva-como los metales-de pasar a través del intestino (Samiec 2000). Los estudios de laboratorio han demostrado que el tratamiento con precursores de glutation pueden proteger al intestino de los diferentes tipos de radicales libres mediada por una lesión (Jefferies, 2003).

Los niños autistas generalmente sufren de trastornos intestinales. En los trastornos de estos "intestino permeable" proteínas no digeridas pasan a través del intestino y causar daño oxidativo en el cerebro y el sistema nervioso (Blanco 2003). Esto es similar a la fenilcetonuria, un trastorno metabólico en el que la acumulación tóxica de digerir la fenilalanina produce el daño oxidativo que conduce a síntomas de autismo.La fenilcetonuria se puede evitar en animales de laboratorio por la suplementación con antioxidantes (Martínez-Cruz 2002). Muchos padres encuentran que el comportamiento de sus niños autistas y la cognición mejorar cuando eliminar la leche y el trigo de sus dietas, lo que indica que sus intestinos inflamados mi se permite el paso de proteínas no digeridas que aumentan el estrés oxidativo.

Papel del glutatión en el autismo y la autoinmunidad

 

Las enfermedades autoinmunes son condiciones en las que el sistema de objetivos inmunes al propio cuerpo en vez de bacterias u otros objetos extraños. La autoinmunidad puede ser activado cuando las personas genéticamente susceptibles son expuestos a una sustancia química del medio ambiente o virus. El estrés oxidativo también desempeña un papel importante en la autoinmunidad mediante la interrupción de la señalización celular. Los linfocitos T se hacen menos activos o sensible hipo-cuando están expuestos a los radicales de oxígeno. Los linfocitos T recuperar la capacidad de respuesta normal cuando los antioxidantes N-acetil cisteína (Cemerski 2002) y otros precursores de glutatión se añaden al sistema (Hehner 2000).

Una investigación reciente reveló inflamación crónica en el cerebro de los pacientes autistas, como resultado de un sistema inmune demasiado activo, un signo de la autoinmunidad (Vargas 2004). La inflamación indica que el cerebro está respondiendo a un proceso que hace hincapié o dañar las células del cerebro, un proceso que podría incluir radicales de oxígeno.

El peso de la evidencia apoya una nueva mirada a la hipótesis de mercurio y el autismo

Tanto el autismo y la exposición al mercurio se caracteriza por el deterioro funcional del habla, lenguaje y comportamiento (Bernard 2001, Blaxill 2004b). Estudios recientes también sugieren que las mismas regiones clave del cerebro se ven afectados en ambos casos (Limke 2004, Kates, 2004). Al mismo tiempo, los episodios de exposición al mercurio severa revelan que no hay sola manifestación de envenenamiento por mercurio. De hecho, los niños expuestos a altos niveles de mercurio durante la gestación y la infancia han sufrido a causa de enfermedades muy diferentes.

La enfermedad de Minamata resultado de la exposición en el útero de pescado contaminado con mercurio. Los niños con enfermedad de Minamata presentaban síntomas indistinguibles de retraso mental o parálisis cerebral (Kondo 2000). Acrodinia el resultado de mercurio en los polvos para la dentición infantil en el año 1900. Los niños con Acrodinia sufrido descamación y enrojecimiento de la piel en sus manos y pies, y mayor sensibilidad a la luz (Warkany 1966).

La susceptibilidad individual juega un papel importante en ambos trastornos. Aunque miles de niños fueron tratados con mercurio que contienen los polvos para la dentición, sólo uno de cada 500 a uno de cada 1.000 niños que fueron expuestos desarrollaron acrodinia (Warkany 1966). El papel de la sensibilidad individual hecho que sea extremadamente difícil vincular la exposición al mercurio con lo que era, en ese momento, una enfermedad nueva y extraña. Del mismo modo, cuando los niños han estado expuestos a altos niveles de mercurio en los alimentos, sólo un pequeño grupo de desarrollo de la intoxicación por mercurio severa, mientras que miles de personas sin ningún daño aparente (Jalili 1961, Kondo 2000).

Los descubrimientos del Dr. James revelan claramente un mecanismo mediante el cual los niños autistas que estar predispuestos al mercurio relacionada con el daño oxidativo a su sistema nervioso y al cerebro en desarrollo. Varias piezas adicionales de evidencia fortalecer el vínculo potencial entre la exposición al mercurio y el autismo en los niños con capacidad antioxidante anormal. Estos incluyen:

 

La toxicidad indiscutible de mercurio en el cerebro, en particular el desarrollo del cerebro (Limke de 2004, Clarkson 2002, Mahaffey 1999).

 

Revisado por pares los informes que muestran que los niños autistas son extremadamente pobres a librar su cuerpo de mercurio, medida por los niveles de mercurio en el cabello (Holmes, 2003).

 

El reciente descubrimiento de que síntomas parecidos al autismo son provocados por el timerosal en ratones con predisposición a la autoinmunidad (Hornig 2004).

 

El hecho de que la prevalencia del autismo en los niños es cuatro veces mayor que en las niñas, y que los chicos tienen elevada incidencia de los daños causados ​​por la exposición al mercurio en los estudios epidemiológicos (Vahter 2002).

El mercurio ataca las células del cerebro

La exposición de la vida pre-natal y principios de mercurio causan efectos múltiples para el desarrollo cerebral de base mediante la interrupción de la división y la migración de las células neuronales (Mahaffey 1999). El mercurio genera estrés oxidativo que mata directamente las células cerebrales. Los seres humanos acumulan más mercurio en el cerebro que en la sangre u otros órganos. El mercurio orgánico transportado de forma activa a través de la barrera sangre-cerebro se acumula en las concentraciones más altas en el cerebelo, especialmente las células neuronales (Limke 2004). El cerebelo es la región del cerebro asociada con el movimiento y la cognición, y una región clave contemplado en los productos químicos tóxicos (Fonnum 2000), y una región de deterioro en los pacientes autistas (McAlonan 2004).

El Dr. James investigó el efecto de timerosal en los astrocitos del cerebro humano y las células neuronales. Ella encontró que los astrocitos tienen mayores niveles de glutatión en comparación con las neuronas y son más resistentes a los efectos citotóxicos de timerosal (James 2005). El mercurio era menos tóxico para las células cerebrales humanas pretratados con glutatión o un precursor de glutation N-acetil cisteína, que se utiliza como un tratamiento para la intoxicación por mercurio y se piensa para acelerar la excreción de mercurio del cuerpo (Ballatori 1998). Estudios similares se han documentado los daños oxidativos de la protección de mercurio y el glutatión en las células T, los astrocitos, neuronas y fibroblastos (Makani 2002, Shanker, 2003).

Síntomas inmunológico

En el verano de 2004, investigadores de la Escuela Mailman de Columbia de Salud Pública informó síntomas similares al autismo en ratones expuestos al timerosal. El timerosal se administró a tres cepas de ratones de laboratorio a las exposiciones que replican la exposición infantil en la década de 1990. Sólo la cepa de ratón con una predisposición a la autoinmunidad se vio afectada por la exposición al timerosal. Estos ratones tenían retraso en el crecimiento significativo, la locomoción reducida, respuesta exagerada a la novedad, y los cambios en el sistema nervioso y al cerebro que son indicativos de autismo (Hornig 2004).

Metal metabolismo y la regresión

A diferencia de la mayoría de las sustancias que son tóxicas para el cerebro, hay un retraso significativo entre la exposición al mercurio o timerosal, y la aparición de los síntomas de la intoxicación por mercurio. La longitud del período de retardo depende de la severidad de la exposición. La demora entre la primera exposición y en conjunto de los síntomas de envenenamiento por mercurio se ha atribuido al agotamiento progresivo de las respuestas compensatorias del cerebro, principalmente glutatión y otros antioxidantes (Weiss 2002).

El autismo suele diagnosticarse después de un período de desarrollo aparentemente sano. Los niños regresivos pierden las habilidades previamente adquiridas, tales como el habla y la movilidad, o no progresar en su desarrollo. El papel que el estrés oxidativo y los productos químicos ambientales juegan en el autismo regresivo es desconocida, pero los estudios para encontrar la excreción de metal reducido en los niños autistas muestran una dinámica diferente en el autismo regresivo.

En una reciente publicación por el médico de Amy Holmes informó que los niños autistas tenían niveles significativamente más bajos de mercurio en el pelo en relación con los niños no autistas, lo que sugiere una mayor acumulación de mercurio en el cuerpo debido a las capacidades de reducción de la excreción (Holmes, 2003). Las muestras de cabello fueron analizados a partir de 94 niños autistas y 45 niños no autistas entre uno y dos años de edad y los niños autistas tenían niveles significativamente más bajos de mercurio en las muestras de su pelo (0,47 vs 3,63 ppm).

Para los niños no autistas el nivel de mercurio en la muestra de cabello estaba fuertemente correlacionado con la exposición de la madre al mercurio en los empastes dentales, consumo de pescado y el mercurio que contienen las vacunas Rhogam durante el embarazo. En los niños autistas no hubo correlación, los niveles de cabello estaban siempre bajo, incluso en los casos en que se informó de la exposición elevada de mercurio derivada de la maternidad.

Casos regresivas tenían mayores concentraciones de mercurio en el cabello que indica el metabolismo del mercurio menos deteriorada. Esto indica que los niños menos capaces de excretar mercurio puede experimentar los síntomas autistas de inmediato mientras que los casos regresivos de los que tienen cierta capacidad para desintoxicar y eliminar el mercurio en un primer momento parecen normales, pero luego se basaría el mercurio a un punto crítico antes de que su capacidad de excreción fue abrumado y surgieron los síntomas autistas.

Diferencia de género en el envenenamiento por mercurio y el autismo

Los machos son mucho más propensos a ser diagnosticados con autismo o trastornos de aprendizaje y de comportamiento, posiblemente debido a una capacidad reducida para combatir el estrés oxidativo. Curiosamente, los hombres son también más sensibles a la exposición temprana de mercurio la vida que las hembras. Estudios epidemiológicos humanos encuentran los niños a ser más susceptibles a los efectos cardíacos de mercurio. El doctor Philippe Grandjean reportado efectos sobre la presión arterial y la variabilidad del ritmo cardíaco en los niños las Islas Feroe, con concentraciones de mercurio entre uno y 10 ug / L (Sorensen, 1999). "Seguro" de la EPA dosis de mercurio se traduce en aproximadamente 5,8 mg / L. Los estudios de casos de envenenamiento por mercurio en Minamata informe, Japón, un índice anormal de nacimientos debido al aumento de la muerte del feto de sexo masculino (Sakamoto, 2001). Los Centros de EE.UU. para el Control de Enfermedades encontró que los niños tenían mayores concentraciones de mercurio en el cabello de las niñas, pero estas diferencias no fueron estadísticamente significativas (McDowell, 2004). Estos resultados se reflejan en animales de laboratorio (Vahter citando Giménez-Llort, 2001).

Conclusión: La promesa de la prevención y el tratamiento

Los hallazgos de James y sus colegas reforzar significativamente la evidencia de una conexión entre el mercurio y el autismo, pero tienen un significado mucho más amplio para la salud pública y las políticas de control de la contaminación en general. La investigación sugiere fuertemente que puede ser posible identificar individuos susceptibles a la exposición química tóxica. Si se confirma, estos resultados se sostienen firmemente que las políticas ambientales destinadas a proteger a la persona promedio de la exposición a sustancias químicas son muy insuficientes para proteger la salud pública.

Protección de la salud pública de los contaminantes químicos comúnmente incluyen un margen de diez veces de la seguridad para tener en cuenta las diferencias individuales en la susceptibilidad. Un adicional de diez veces el factor de seguridad se pueden incluir para dar cuenta de la creciente vulnerabilidad de los niños. Sin embargo, incluso este de 100 veces el factor de seguridad no se puede explicar la disminución de la capacidad de un niño vulnerable a combatir el estrés oxidativo durante períodos cruciales del desarrollo.

Los niños con el perfil metabólico James ha identificado es muy probable que sean más susceptibles a un gran número de contaminantes comunes, a partir de arsénico en agua potable y de madera, jugar juegos, a la contaminación atmosférica de los coches y las centrales eléctricas. Las autoridades ambientales y de salud debe evaluar la adecuación de las leyes y políticas actuales para proteger a los individuos con una mayor sensibilidad a la exposición a productos químicos.

Al mismo tiempo, el trabajo de James puede apuntar a un tratamiento potencial para los niños autistas y otros cuyas enfermedades provienen de tasas de glutatión malos. Después de identificar una vulnerabilidad común en los niños autistas, el Dr. James y sus compañeros de investigación administrados micronutrientes a un subconjunto de los participantes del estudio en un intento de remediar desequilibrio en los perfiles metabólicos. Los niños recibieron suplementos diarios de ácido folínico precursores de glutatión (5-formil THF) y betaína durante tres meses, seguido por metil B12 (cobalamina de metilo) por un mes adicional. Al final de la intervención, las mediciones de glutatión había mejorado en todos los niños (James 2004a). El médico que administra la intervención dietética señaló voz mejorado y la cognición, pero el estudio no fue diseñado para cuantificar los beneficios. Los estudios de seguimiento están en marcha para incluir a más niños y las mejoras en los resultados de sus documentos de salud.

 

El glutatión y sus precursores, antioxidantes han sido examinadas como tratamientos para enfermedades metabólicas como la fenilcetonuria que crean a largo plazo el estrés oxidativo (Baielli 2003). Un pequeño estudio piloto encontró que los suplementos de glutatión provocado un descenso de 42 por ciento de la discapacidad en pacientes con enfermedad de Parkinson (Sechi, 1996). Los antioxidantes también se proponen para el tratamiento de la toxicidad de metales, especialmente el arsénico (Flora 1999), borato (Banner 1986), cadmio (Tandon 2003), cromato (Banner 1986), cobre (Henderson, 1985), plomo (Tandon 2003), y el mercurio (Ballatori 1998).

El daño oxidativo a las células cerebrales durante el embarazo y primeros años de vida puede conducir a cambios permanentes en la estructura del cerebro y el funcionamiento, lo que resulta en el autismo. Con el fin de proteger completamente las células cerebrales, precursores de glutatión y antioxidante debe ser administrada antes de la exposición ambiental que el estrés o matar las células cerebrales.Sin embargo, el fortalecimiento de reciclaje de glutatión en los niños ya diagnosticados con autismo podrían mejorar muchos efectos aguas abajo de la depleción de glutatión, incluyendo la función intestinal, autoinmunidad y la inflamación celular. El Dr. James tiene la esperanza de que el éxito de la intervención "implica que ciertos aspectos del autismo puede ser tratable" (James, 2004a).

Referencias

Academia Americana de Pediatría, Centro para el Control de Enfermedades Centro Nacional de Defectos Congénitos y Deficiencias del Desarrollo. 2004. El autismo http://www.medicalhomeinfo.org ALARMA

Autism Society of America. 2003. El autismo Costo de Economía en miles de millones. Disponible en:

Baieli S, L Pavone, Meli C, Fiumara A, Coleman M. 2003. El autismo y la fenilcetonuria. J Autismo Dev. Disorders. 33 (2) :201-4.

Ballatori N, Lieberman MW, Wang W. 1998. N-acetilcisteína como antídoto en la intoxicación por metilmercurio. Environ Health Perspectives.106 (5) :267-71.

Banner W Jr, Koch M, Capin DM, Hopf SB, Chang S, Tong TG. 1986. La terapia de quelación Experimental de cromo, plomo, boro y la intoxicación con compuestos de N-acetilcisteína y otros. Toxicol Appl Pharmacol. 83 (1) :142-7.

Barclay L. 2004. El mercurio relacionado con el autismo-como el daño en ratones: Instituto de Medicina dice que el estudio no admite vínculo entre el mercurio, el autismo en los seres humanos. WebMD Medical News. 09 de junio 2004. Disponible en: http://my.webmd.com/content/Article/88/99936.htm

Barlow BK 2004. Un factor de riesgo fetal de la enfermedad de Parkinson. Dev Neurosci. 26 (1) :11-23.

Barlow BK, Lee DW, Cory-DA Slechta, LA Opanashuk. 2005. La modulación de los sistemas de defensa antioxidantes del maneb ambiental a plaguicidas en las células dopaminérgicas. Neurotoxicología. 26 (1) :63-75.

Baskin DS, Ngo H, Didenko VV. 2003. El timerosal induce roturas en el ADN, la activación de la caspasa-3, el daño de membrana, y la muerte celular en cultivos de neuronas humanas y fibroblastos. Tox 74 Sci. (2) :361-8.

Bernard S. 2001. Autismo: una nueva forma de envenenamiento por mercurio. Médico Hipótesis 56 (4) :462-471.

Blaxill M. 2001. Presentación al Comité de Revisión de seguridad de las vacunas. La creciente incidencia del autismo: Asociación con timerosal. Cambridge, Massachusetts. 16 de julio 2001. Disponible en: www.iom.edu/includes/DBFile.asp?id=7505

Blaxill M. 2004a. ¿Qué está pasando? La cuestión de las tendencias temporales en el autismo. Los informes de salud pública. (119) 536-551.

Blaxill M, L Redwood, Bernard S. 2004b. El timerosal y el autismo? Una hipótesis plausible que no debe ser desestimado. Medical Hypotheses. (62) 788-94.

Borrás C, Sastre J, García Sala D, A, Lloret, Pallardo FV, Viña J. 2003. Las mitocondrias de las hembras presentan una mayor expresión de genes antioxidantes y menor daño oxidativo que los machos. Free Radical Biology & Medicine. 34 (5) :546-52.

Cemerski S. 2002. Especies reactivas de oxígeno afectan diferencialmente a células T de señalización del receptor-Caminos. Journal of Biological Chemistry. 227 (22) :19585-92.

Centros para el Control de Enfermedades. 1995. Calendario de vacunación infantil recomendado - Estados Unidos, 1995.http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00038256.htm Ultima revisión Mayo de 2001.

Centros para el Control de Enfermedades. 2004. Preguntas y respuestas: que contienen timerosal la vacuna antigripal.http://www.cdc.gov/flu/about/qa/thimerosal.htm actualizado en octubre 26, 2004.

Chrysochoou C. 2003. Un niño de 11 meses de edad, con la regresión psicomotora y comportamiento auto-agresivo. Eur J Pediatr. (162) :559-561.

Clarkson TW. 2002. Tres caras modernas de mercurio. Environmental Health Perspectives. 110 (Suppl 1) :11-23.

Croen Ángeles, Grether JK. 2003. Una respuesta a Blaxill, Baskin, y Spitzer de Croen et al. (2002), «la prevalencia de autismo en Cambio de California." Diario del autismo y los trastornos del desarrollo, 33 (2) :227-9.

Desole MS, Esposito G, Migheli R, S Sircana, Delogu MR, Fresu L, M Miele, de Natale G, Miele E. 1997. Deficiencia de glutatión potencia la toxicidad del manganeso en el cuerpo estriado de rata y el tronco cerebral y en las células PC12. Pharmacol Res.. 36 (4) :285-92.

Du L, H Bayir, Y Lai, Zhang X, Kochanek PM, Watkins SC, Graham SH, Clark RS. 2004. Innata proclividad por motivos de género en respuesta a la citotoxicidad y la vía de muerte celular programada. J Biol Chem. 279 (37) :38563-70.

Engel LS. 2002. El análisis agrupado y meta-análisis de la glutatión S-transferasa M1 y el cáncer de vejiga: una revisión enorme. Am J Epidemiol (156) :95-109.

Erden-Inal M, Sunal E, Kanbak G. 2002. Relacionados con la edad cambios en el sistema redox del glutatión. Cell Biochem Funct. 20 (1) :61-6.

Fan P, T Yamauchi, Noble LJ, Ferriero DM. 2003. Edad dependientes de diferencias en la actividad de la glutatión peroxidasa después de una lesión cerebral traumática. Journal of Neurotrauma. 20 (5) :437-445.

La flora SJ. 1999. El arsénico inducida por el estrés oxidativo y su reversibilidad tras la administración conjunta de N-acetilcisteína y meso 2,3-dimercaptosuccínico ácido en ratas. Clin Exp Pharmacol Physiol. 26 (11) :865-9.

Fonnum F, bloqueo AE. 2000. Cerebelo como un objetivo para las sustancias tóxicas. Toxicol Lett. (112-113) :9-16.

Administración de Alimentos y Medicamentos, Centro para Evaluación e Investigación Biológica. 2004a. El mercurio en productos derivados del plasma. http://www.fda.gov/cber/blood/mercplasma.htm Actualizado 09 de septiembre 2004

FDA Centro de Evaluación e Investigación Biológica. 2004b. Mercurio en las vacunas http://www.fda.gov/cber/vaccine/thimerosal.htm~~V~~aux Actualizado en septiembre 28, 2004.

Giménez-Llort L, Ahlbom E, E Dare, M Vahter, S Ogren, Ceccatelli S. 2001. La exposición prenatal a los cambios de metilmercurio dopamina modula la actividad motora durante la ontogenia temprana: la edad y los efectos que dependen de las cuestiones de género. Medio Ambiente. Toxicol. Pharmacol. 9 (3) :61-70.

Granot E, Cohen R. 2004. El estrés oxidativo en la salud y los estados de enfermedad. Clinical Nutrition 23 (1) :3-11.

Hallier E, KR Schroder, K Asmuth, un Dommermuth, B Aust, HW Goergens. 1994. Metabolismo de diclorometano (cloruro de metileno) al formaldehído en los eritrocitos humanos: influencia del polimorfismo de glutatión transferasa theta (GST T1-1). Arch Toxicol. 68 (7) :423-7.

Hehner SP. 2000. Mejora de receptor de células T de señalización por un cambio suave oxidativo en la piscina tiol intracelular. J. Immunol.165 (8) :4319-4328.

Henderson P, Hale TW, Shum S, Habersang RW. 1985. La N-acetilcisteína tratamiento de la intoxicación aguda de metales pesados ​​en Hum Toxicol mice.Vet. 27 (6) :522-5.

Holmes, Blaxill MF, Haley BE. 2003. Reducidos niveles de mercurio en cortes de pelo del bebé Primeros de niños autistas. Revista Internacional de Toxicología, (22) :277-285.

Hornig M, D Chian, WI Lipkin. 2004. Efectos neurotóxicos del timerosal posnatal son cepa de ratón dependiente. Mol Psychiatry. 9 (9) :833-45.

Instituto de Medicina. 2004a. Comunicado de prensa: la vacuna MMR y las vacunas que contienen timerosal no están asociados con el autismo, la OIM dice informe. 18 de mayo 2004. http://www4.nationalacademies.org/news.nsf/isbn/030909237X?OpenDocument

Instituto de Medicina. 2004b. Revisión de Seguridad de Inmunización: vacunas y el autismo. National Academies Press. Disponible en: http://books.nap.edu/catalog/10997.html

Jalili, MA, Abbasi AH. 1961. El envenenamiento por mercurio de etilo tolueno sulphonanilide. Br J Ind Med. (18) :303-8.

James SJ, Cutler P, S Melnyk, Hernigan S, L Janak, Gaylor DW, Neubrander JA. 2004a. Biomarcadores metabólicos de mayor estrés oxidativo y la capacidad de la metilación en los niños con autismo. American Journal of Clinical Nutrition. 80 (6) :1611-1617. [Copia avanzada disponible en http://www.ajcn.org/cgi/content/full/80/6/1611]

James SJ, et al. 2004b. Resultados no publicados de pruebas de seguimiento de 75 niños autistas y los controles 42. Comunicación personal con el GTA.

James SJ, Slikker W 3rd, Melnyk S, Nueva E, Pogribna M, Jernigan S. 2005. Neurotoxicidad El timerosal se asocia con depleción de glutatión: Protección de los precursores de glutatión. Neurotoxicología. 26 (1) :1-8.

Jefferies H. 2003. El papel del glutatión en la disfunción intestinal. J Invest Surg. 16 (6) :315-23.

Kates WR, Burnette CP, S Eliez, LA Strunge, D Kaplan, R Landa, AL Reiss, Pearlson GD. 2004. Variaciones neuroanatómica en parejas de gemelos monocigóticos discordantes para el fenotipo estrecho para el autismo. Am J Psychiatry. 161 (3) :539-46.

Klein JA, Ackerman SL. 2003. El estrés oxidativo, ciclo celular, y la neurodegeneración. En señalización redox en biología y enfermedades, Roy J. Soberman, Editor de la Serie J. Clin. Invest. (111) :785-793.

Kondo K. 2000. La enfermedad de Minamata congénita: advertencia de la experiencia de Japón. J Neurol Niño. 15 (7) :458-64.

Lavoie JC, Chessex P. 1997. El género y la maduración afecta a las estatuas de glutatión en los tejidos humanos recién nacidos. Free Radical Biology & Medicine. 23 (4) 648-57.

Lee DW, Opanashuk de Los Ángeles. 2004. Aroclor policlorados mezcla de bifenilo 1254-inducida por el estrés oxidativo juega un papel en la lesión de células dopaminérgicas. Neurotoxicología. 25 (6) :925-39.

Levin. 2004. "Se toma a la Corte de la vacuna, los padres dicen que el mercurio en vacunas causaran autismo de sus hijos, y quieren que las empresas farmacéuticas a pagar. La industria de la llama a su sólida defensa. Los Angeles Times, 7 de agosto de 2004. Recepción de Relaciones Exteriores, una parte, pág. 1.

Li N, S Kim, Wang M, J Froines, Sioutas C, Nel A. 2002. El uso de un modelo de estrés oxidativo estratificado para estudiar los efectos biológicos de la materia de escape ambiente y concentrada de partículas diesel. Inhal Toxicol. 14 (5) :459-86.

Limke TL, Heidemann SF, Atchison WD. 2004. La alteración de la regulación intraneuronal catión divalente por metilmercurio: son objetivos específicos implicados en el desarrollo alterado neuronoal y la citotoxicidad en la intoxicación por metilmercurio? NeruroToxicology. (25) :741-60.

Londres, E, Etzel AR. 2000. El medio ambiente como un factor etiológico en el autismo: Una nueva dirección para la investigación.Environmental Health Perspectives. (108) S3.

Mahaffey KR. 1999. El metilmercurio: Una nueva mirada sobre los riesgos. Los informes de salud pública. 114 (5) :402-13.

Mahaffey KR. 2004. El metilmercurio: actualización de la epidemiología. Presentación de diapositivas dado en el Foro Nacional de Contaminantes en el pescado. San Diego, CA. 26 de enero 2004. http://www.epa.gov/waterscience/fish/forum/2004/ 
presentaciones / Lunes / mahaffey.pdf Consultado el 29 de noviembre 2004.

Makani S. 2002. Base bioquímica y molecular de la apoptosis inducida por el timerosal en las células T: un papel importante de la vía mitocondrial. Los genes de inmunidad y 3 (5) 270-278.

Martensson J. 1990. El glutatión es necesario para la función intestinal. Proc. Natl. Acad. Ciencia. (87) :1715-19.

Martínez-Cruz M, Pozo D, C, Osuna, Espinar A, C Marchante, Guerrero JM. 2002. El estrés oxidativo inducido por la fenilcetonuria en la rata: Prevención de la melatonina, la vitamina E y vitamina C. Res J Neurosci. 69 (4) :550-8.

McAlonan GM, V Cheung, Cheung C, J lechal, Lam GY, Tai KS, Yip L, la Dirección General de Murphy, Chua SE. 2004. Mapeo del cerebro en el autismo. Un estudio de resonancia magnética voxel-basada en las diferencias volumétricas y intercorrelaciones en el autismo. Cerebro.(0): 3321.

McCormick MC. 2001. Declaración de Apertura, Instituto de Medicina de la rueda de prensa en el Instituto de Medicina informe sobre los resultados del desarrollo neurológico y el timerosal, octubre de 2001. Disponible en: http://www.cdc.gov/nip/news/iom-thim-stmt-10-1-01.htm

McDowell MA, CF Dillon, J Osterloh, PM Bolger, E Pellizzari, Fernando I, Montes de Oca R, SE Schober, se hunde T, Jones RL, Mahaffey KR. 2004. Mercurio en cabello de niños y mujeres estadounidenses en edad de procrear: los datos de referencia del área de distribución de NHANES 1999-2000. Environ Health Perspectives. 112 (11) :1165-7.

Ono H. 2001. Las concentraciones plasmáticas de glutatión total en sujetos sanos de niños y adultos. Clin Chim Acta. 312 (1-2) :227-9.

Perry SW, JP Norman, un Litzburg, HA Gelbard. 2004. Los antioxidantes son necesarios durante el período crítico inicial, pero no después, de la supervivencia neuronal. J Neurosci Res. 78 (4) :485-92.

Pichichero ME, E Cernichiari, J Lopreiato, las concentraciones de J.Mercury Treanor y el metabolismo en los niños que recibieron vacunas que contienen timerosal: un estudio descriptivo. The Lancet. 360 (9347) :1737-41.

Ristoff E, Larsson, A. 2002. El estrés oxidativo en los errores innatos del metabolismo: Lecciones de la deficiencia de glutatión. J Inherit Metab Dis. (25) :223-226.

Fiebre del JW, Sandiford SD. 2003. Plasma glutatión peroxidasa en adultos jóvenes sanos: influencia del sexo y la actividad física. Clin Biochem. 36 (5) :345-51.

Sakamoto M, Nakano A, Akagi H. 2001. La disminución de ratio de Minamata hombre al nacer asociado con un aumento de la muerte del feto masculino debido a la contaminación metilmercurio pesado. Medio Ambiente. Res.. (87) :92-98.

Samiec PS. 2000. Glutatión S-transferasa en la mucosa del intestino delgado de rata. Tox Ciencia (54) :52-59.

Schulz, JB, Lindenau J, J Seyfried, Dichgans J. 2000. El glutatión, el estrés oxidativo y neurodegeneración. Eur. J. Biochem. (267) 4904-11.

Shanker G, Aschner M. 2003. El metilmercurio inducida por la formación de especies reactivas del oxígeno en recién nacidos culturas astrocíticos cerebrales es atenuada por los antioxidantes. Molecular Brain Research. (110) :85-91.

RG Shulman, Rothman DL, Behar KL, Hyder F. 2004. Base energética de la actividad cerebral: implicaciones para la neuroimagen.Tendencias Neurosci. 27 (8) :489-95.

Skullerud K, S Marstein, Schrader H, Brunde vamos PJ, Jellum E. 1980. Las lesiones cerebrales en un paciente con deficiencia generalizada de glutatión y aciduria piroglutámico (5-oxoprolinuria). Acta Neuropathol (52) :235-238.

Sorensen N, K Murata, E-Butz Jorgensen, Weihe P, P. Grandjean 1999. Exposición prenatal al metilmercurio como un factor de riesgo cardiovascular a los siete años de edad. Epidemiología. 10 (4) :370-5.

Stajich GV, López GP, Harry SW, Sexson WR. 2000. La exposición al mercurio iatrogénica después de la vacunación contra hepatitis B en recién nacidos prematuros. J Pediatr. 136 (5) :679-81.

Stohs SJ, Bagchi D. 1995. Mecanismos oxidativos en la toxicidad de los iones metálicos. Free Radical Biology & Medicine. 18 (2) 321-336.

Tandon SK, S Singh, S Prasad, K Khandekar, VK Dwivedi, M Chatterjee, Mathur N. 2003. Reversión de cadmio inducida por el estrés oxidativo agente quelante, o una combinación de antioxidantes en la rata. Toxicol Lett. 10 (145) 3:211-7.

Ueha Ishibashi-T, Y Oyama, H Nakao, Umebayashi C, Nishizaki Y, Tatsuishi T, K Iwase, Murao K, Seo H. 2004. Efecto de la timerosal, un conservante en las vacunas, en la intracelular de Ca (2 +) la concentración de neuronas del cerebelo de ratas. Toxicología. 195 (1) :77-84.

Vahter M, M Berglund, Akesson A, Liden C. 2002. Metales y Salud de la Mujer. Investigación Ambiental de la Sección A. (88) :145-55.

Vargas D. 2004. La activación neuroglial y de la neuroinflamación en el cerebro de los pacientes con autismo. Annals of Neurology. DOI: 10.1002/ana.20315

Verstraeten T. 2004. El timerosal, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, y GlaxoSmithKline. Pediatría. 113 (4): 932.

Waly M, H Olteanu, R Banerjee, Choi SW, JB Mason, BS Parker, S Sukumar, S Shim, Sharma A, Benzecry JM, Power-Charnitsky VA, Deth RC. 2004. La activación de la sintasa de metionina por la insulina factor de crecimiento-1 y la dopamina: un objetivo de las toxinas del desarrollo neurológico y timerosal. Mol Psiquiatría 9 (4) :358-70.

Warkany J. 1966. Acrodinia - post mortem de la enfermedad. Am J Dis Child (112) :147-156.

Weiss B, Clarkson TW, Simon W. 2002. Períodos de latencia en Silent intoxicación por metilmercurio, y en las enfermedades neurodegenerativas. Environ Health Perspectives. 110 (Suppl 5) :851-4.

Westphal GA, Schnuch A, Schulz TG, Reich K, W Aberer, Brasch J, P Koch, Wessbecher R, Szliska C, Bauer A, Hallier E. 2000. Deleciones homocigóticas del gen de la glutatión S-transferasa M1 y T1 se asocian con la sensibilización timerosal. Int Arch Environ Health OCUP. 73 (6) :384-8.

Blanco JF. 2003. Fisiopatología intestinal en el autismo. Sociedad para la Biología y Medicina Experimental. 228 (6) :639-49.

Wu MM, Chiou HY, Wang TW, YM Hsueh, IH Wang, CJ Chen, Lee TC. 2001. Asociación de los niveles de arsénico en la sangre con el aumento de oxidantes reactivos y disminución de la capacidad antioxidante en una población humana en el noreste de Taiwan. Environ Health Perspectives. 109 (10) :1011-7.

 

 

El asma Ocultos desencadenantes La investigación revela dos culpables más comunes por Teri Walsh http://msn.prevention.com/article/0, 5778, S2-1-77-18-353-1, 00.html Un calmante para el dolor común - o una copa de vino - podría provocar un ataque de asma, dos estudios sugieren. El primer estudio examinó el efecto del paracetamol en 1.574 personas, 664 de los cuales tenían asma. (El acetaminofeno es un ingrediente activo contenido en los analgésicos Tylenol y otros que no contengan aspirina.) Los investigadores encontraron que el acetaminofén más que las personas con asma tomó, con mayor frecuencia se despertaban por la noche con los síntomas y la peor es su calidad de vida reportada (Thorax , abril 2000). La razón: El acetaminofén puede agotar un antioxidante esencial en los pulmones llamados glutatión, dice el autor del estudio, Seif Shaheen, MD, PhD, investigador y profesor titular de Guy, King y la Escuela de Santo Tomás de Medicina de la Universidad Rey , de Londres. El segundo estudio examinó el efecto de los alimentos y bebidas en 336 pacientes asmáticos. Los investigadores encontraron que un tercio cree que el alcohol - especialmente el tinto o vino blanco - hizo que los síntomas empeoren (The Jour de Alergia e Inmunología Clínica, marzo 2000.). La evidencia sugiere que conservadores de sulfito, histaminas, o salicilatos pueden ser responsables, en lugar del alcohol en sí mismo, dice el autor principal del estudio Hassan Vally, investigador científico del Asma y Alergia del Instituto de Investigación, Inc., en Nedlands, Australia Occidental.

 

Extraido de http://curarelautismo.jimdo.com/dra-jill-james/